Fernández busca convocar a todo el arco político para retomar el reclamo de Malvinas tras cuatro años de letargo impuesto por Macri

Nacionales Por
El discurso inaugural de la presidencia que pronunció el primer mandatario, Alberto Fernández, hizo alusión al reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, y la iniciativa respecto de convocar a todos los partidos políticos, a la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur y representantes del mundo académico y ex combatientes para fortalecer la voz en los organismos multilaterales y foros internacionales. De por sí representa un avance dado el letargo que sobre la materia cometió el gobierno de Mauricio Macri, más aún luego de la rúbrica del conocido Acuerdo Foradori Duncan que habilitó, entre otras cosas, a conectar con vuelos internacionales al continente con las Islas, con escala en la provincia de Córdoba.
multimedia.grande.a2dff9b6531f6554.4d616c76696e61734d41525a4f323031385f6772616e64652e6a7067
Bandera de la Provincia de Tierra del Fuego en monte Tumbledown (Malvinas)

Si hubo un tema que generó suspicacias desde los albores de la presidencia de Macri, fue el tono que asumiría Cambiemos a la hora de llevar adelante el reclamo. Con declaraciones previas de Macri a distintos medios de comunicación (como la consabida frase que no encontraba sentido al reclamo dado que, a diferencia de Israel, Argentina no tiene problemas de extensión territorial y el reclamo sobre Malvinas incrementaría el déficit como si se tratase de una mera cuestión de balanza comercial); la realidad es que el arco político asistió atónito al cambio radical más parecido a las acciones de seducción (sin peluches de Winnie Pooh quizá ratificando eso de que la historia se repite primero como tragedia y luego como farsa según citara Karl Marx en XVIII Brumario de Luis Bonaparte) que a las acciones declamativas y de presión para lograr los términos de una futura y eventual negociación.

Hoy, un 10 de diciembre de 2019 y con un gobierno que tiene horas de haber asumido, renovamos la esperanza de generar una política sobre Malvinas que contemple la realidad que la geopolítica nos impone. Un servicio exterior profesional y profesionalizado capaz de interpretar los cambios que afectan a las partes en negociación puede significar la diferencia entre avances, estancamientos o retrocesos. En los últimos cuatro años y sin lugar a dudas, el único beneficiado por la política de Macri sobre Malvinas ha sido la corona británica que vio reafirmado su anacrónico dominio con el aliado que lamentablemente todos esperamos: el gobierno de Mauricio Macri.

Te puede interesar