Garramuño: “Luchador nato y optimista por naturaleza”

La ciudad conmemoró el primer año de la desaparición física del ex intendente Jorge Garramuño. El acto, se llevó a cabo en la costanera de la bahía Ushuaia y participaron, el titular del Parlamento en ejercicio del Poder Ejecutivo, vicegobernador Juan Carlos Arcando y el concejal Ricardo Garramuño, hijo del ex senador de la Nación.
Garramuño

Con presencia de vecinos de Ushuaia y colaboradores más cercanos del exintendente; con autoridades de la Ciudad y concejales y representantes de distintas miradas políticas, el recuerdo a Jorge Garramuño se hizo presente en el primer aniversario de su muerte. El acto, se concretó sobre la costa de la bahía Ushuaia, desde el lugar donde fueron arrojadas sus cenizas. También, en el marco de una de las obras más emblemáticas de su gestión como jefe de la Ciudad.

El vicegobernador Juan Carlos Arcando, agradeció la presencia de tantos vecinos y calificó la figura de Garramuño como la “de un gran hombre de la política de Tierra del Fuego”. Y consideró difícil referirse “sobre una persona con la que hemos convivido”. En este sentido, apuntó al trabajo político y de gestión “muchas veces, de reemplazarlo en la Municipalidad” de Ushuaia.

“Era un compañero de trabajo de él” dijo y agregó: “No puedo darme el lujo de derramar una lágrima. Pero la verdad que tengo ganas de hacerlo, porque aun te veo sonriente en la puerta de tu despacho, invitándome a pasar, con el termo bajo el brazo. Bien a lo chaqueño”.

“Seguro nos estas mirando desde esa extensa energía que dejaste pendiente, como un cielo en esta querida Ushuaia, con la cual soñamos. Y también querrías que dijera ahora, en este recordatorio, que nuestra amistad fue sin concesiones. Forjada al calor de la disidencia.

Si tuviera que darle una dimensión a tu estampa, agigantada con tu ausencia física, es tu elevada humanidad. Una condición que te acompañó a lo largo de tu vida y que demostró, en tus actos, el sello inconfundible de tu grandeza.

Peleador incansable por tus ideales. Hombre de palabra. Pero no de las palabras discursivas sino de las palabras del cumplimiento, muchas veces escasas en esta actividad, la de la política, donde sería la materia prima necesaria para construir consensos.

No voy a enumerar tus obras. Son muchas y están allí. Son tangibles y han sido hechas con tus manos. Tu trascendencia no está solamente en ellas. Está en tu elevada humanidad, aquella que tanto extraño.

Para finalizar quiero decirte que, con tus amigos dejaste pendientes revanchas de truco y en mi caso, quedó pendiente un asado en Paso de la Patria.”

Por su parte, el concejal Garramuño inició su intervención en el acto homenaje refiriendo al año de la desaparición física del referrente mopofista. “Hoy se cumple un año, desde que nos dejó “el Garra”; un año sin sus charlas, sus consejos, su compañía. Es un gran vacío desde que no está”.

Luego, hizo referencia a su vida política y consideró “un orgullo” su entrega “donde dejó mente y cuerpo en lograr proyectos y obras que van a permanecer con nosotros, toda la vida”. Entendió numeroso detallar “lo que hizo por la Provincia y por Ushuaia.  En particular, Garramuño hijo resaltó la “doble mano” de la avenida Maipú, obra de la que recordó las “innumerables trabas para concretarla”.

Sobre sus palabras, el concejal ushuaiense recordó una frase que solía repetir su padre: “Las grandes obras las sueñan los genios locos, las ejecutan los luchadores natos, las aprovechan los felices cuerdos y las critican los inútiles crónicos”, de Santiago Ramón y Cajal.

Entre sus muchas funciones públicas, Jorge Garramuño participó como jefe de distrito en Vialidad Nacional; ministro de Obras Públicas, intendente de Ushuaia, diputado y senador por Tierra del Fuego. “Recibió respaldo de la gente, con aciertos y errores, pero fue respetado por todos”, dijo el funcionario. “Se nos fue un luchador nato y optimista por naturaleza”.

 

Te puede interesar