Maltrato Animal - No les daba de comer a los perros y los obligaba a correr en trineo hasta morirse

Judiciales 12 de septiembre de 2018 Por
El Juez de Instrucción Nº 1 del Distrito Judicial Sur, Doctor Javier De Gamas Soler, procesó al encargado del Centro Invernal Valle de Lobos, Walter Eugenio Cayo, por considerarlo responsable del delito de maltrato animal y le trabó un embargo de $ 1.525.250. En agosto de 2016 desde SHELKNAMSUR habíamos hecho público la situación lamentable de los perros del centro invernal. Y en relación a las publicaciones de este medio, este personaje siniestro (Cayo) advirtió que nos iniciaría una demanda en lo Penal y Civil por publicar información incorrecta, dado que los perros se encontraban en buen estado de salud, que la delgadez presentada era propia de la raza. Palabras textuales de Cayo fueron “En Valle de Lobos, criamos Alaskanos y mestizos de Alaskanos. Una raza corredora, delgada, ágil y resistente entre los que corren en trineos, es común que todos los días tengamos preguntas por qué son flacos. Primero, la raza es así, porque fue creada para correr”. En marzo de 2017 diferentes testigos que trabajaron en Valle de Lobos dijeron ante la Justicia que Cayo no solo no les daba de comer, sino que hasta los hacia correr hasta morir.
multimedia.grande.97529447a4405710.43656e74726f696e7665726e616c315f6772616e64652e4a5047

 “Los perros no están flacos, son corredores y tienen buen estado de salud”

Las actuaciones contra Cayo se iniciaron el 12 de marzo pasado, a partir de una nueva denuncia radicada en el Ministerio Público Fiscal por parte de la Asociación “Patitas Tolhuin”, tras lo cual se requirió la investigación de distintos hechos.

Perros desnutridos y hasta con sarna en el Valle de Lobos

El primero de ellos data de inicios de 2017, en oportunidad que el ciudadano Juan Manuel Larroude trabaja en el Valle de Lobos que, en ese momento contaba con 87 perros y mientras realizaba su labor, advirtió el deceso de 4 canes.

Además, atestiguó que pese a la mala calidad de vida de los animales, Cayo los obligaba a correr entre 10 y 12 vueltas, y que desde octubre de 2017 a enero 2018, murieron 20 perros.

En tanto que, se investigó lo ocurrido el 2 de septiembre de 2017, luego de una carrera de trineos, cuando el guía de trineos, encontró 3 perros muertos.

El 13 de marzo pasado se allanó el Centro Invernal, con el objeto de constatar la cantidad de canes involucrados y efectuar un completo informe médico veterinario tendiente a determinar raza, peso, estructura, porte, estado de salud, oportunidad en la que se constató la presencia de 43 perros de los cuales solo uno se encontraba esterilizado, y se corroboró que el peso de algunos de los animales adultos rondaba los 16 kgs.

La Ley 14.346 prevé en su Art. 1 la pena de prisión de 15 días a 1 año, para quien infligiere malos tratos o hiciere víctima de actos de crueldad a los animales, mientras que en su Art. 2 describe las acciones que se consideran actos de maltrato.

En ese orden, el Juez afirmó que está debidamente acreditado que Cayo “no alimentaba en cantidad y calidad suficiente a los animales que tenía a su cargo, que los hacía trabajar en jornadas excesivas sin proporcionarles descanso adecuado y que eran empleados en el trabajo cuando no se hallaban en estado físico adecuado, que era explotado por Cayo, en concurso real y en un número indeterminado de oportunidades”.

De Gamas hace mención también al contrato de locación entre Walter Cayo y Esteban Curuchet, propietario del Centro Invernal, donde en una de las clausulas establece que “se entregaron 70 perros Alskan Huskies que debían ser cuidados y alimentados por el locatario, y vacunados y revisados por el veterinario que a tal fin contratara el locatario, es decir Cayo, quien conocía cuáles eran los alcances de su incumplimiento y asumió la responsabilidad por los cuidados de los canes”.

Te puede interesar