Caótico estado de las calles de la era Sciurano - Vuoto

De interés 31/08/2016
Probablemente muchos de los funcionarios de la Municipalidad de Ushuaia, tanto al mando de Federico Sciurano como de Walter Vuoto, se afirman en la teoría económica del británico John Maynard Keynes, cuando dijo que "era mejor hacer un pozo y volverlo a tapar que tener gente desocupada". Sin duda el keynesianismo tiene discípulos en San Martín 660 y en Arturo Coronado, porque la cantidad de baches que son tapados y vueltos a arreglar a las pocas semanas no pueden ser justificadas de otra manera. Que, además, se haya establecido que el impuesto automotor será destinado, en parte, a la creación de un Fondo de Mantenimiento de la Infraestructura Vial, habla de una perversidad en el manejo discursivo de una administración que desde que asumió se caracterizó por polemizar con las autoridades salientes antes que por administrar la cosa pública desde la responsabilidad y a la altura del mandato recibido por poco más de un veinte por ciento del electorado que apoyó a Vuoto.

Resulta raro que recién ahora Vuoto denuncie el estado de las calles y responsabilice exclusivamente a Sciurano. Considerando que los cuatro años anteriores el actual jefe comunal fue Concejal.

El legado de Keynes no sólo está más vivo que nunca. También encuentra epígonos de adhesiones partidarias tan difusas, como Sciurano desde la Unión Cívica Radical (UCR) o Vuoto desde La Cámpora y su Frente para la Victoria (pero nunca sobre los baches, que vienen derrotándolo por knock out).

Te puede interesar