Las políticas públicas en materia de diversificación de la matriz productiva deben contemplar al recurso pesquero

Política 16/07/2016 Por
Argentina, pese a ser conocido como el granero del mundo y tener una economía agroexportadora, posee un litoral marítimo que le permite hoy tener un potencial que no puede ser más ignorado. Las políticas públicas en materia de diversificación de la matriz productiva deben contemplar al recurso pesquero como una de sus puntas de lanza. Reflexión de este tenor merece ser tenida en cuenta este 16 de Julio, Día de los Intereses Argentinos en el Mar, en conmemoración del natalicio de Segundo Storni, ministro de Relaciones Exteriores del presidente de facto Pedro Ramírez, y quien pronunciara las conferencias denominadas Intereses Argentinos en el Mar, en donde no sólo exponía sobre los recursos del litoral marítimo sino también la propulsión de la industria del transporte marítimo como complemento de aquellos.
PuertoUsh

Por iniciativa de la Liga Naval Argentina, el Congreso de la Nación sancionó la Ley 25860, promulgada el 8 de enero de 2004, mediante la cual se establecía el Día de los Intereses Argentinos en el Mar. Es ilustrativo, para comprender el potencial que posee nuestro país en el sector, que el consumo de pescado per cápita en el primer cuatrimestre de 2016, según un estudio publicado por la Consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES), alcanzó los seis kilos; marcando una disminución respecto del mismo período de 2015, cuando se registró un consumo per cápita de nueve kilos.

Si bien puede parecer una cuestión económica para los grandes debates nacionales, alejados de los intereses de los fueguinos, podemos refutar fácilmente dicho argumento a través de la proximidad de Ushuaia con el Puerto Almanza y la relevancia que históricamente se le ha pretendido imprimir al sector pesquero. Ya desde principios del siglo XX podemos encontrar en antecedentes como la inmigración española que diera apellidos ilustres a nuestra urbe, los intentos de instalar una envasadora de pescados. Sin embargo, la institucionalización de la política pesquera y su imbricación con el desarrollo de Almanza podemos rastrearlo hasta mediados de los años 80, cuando el entonces legislador Adrián De Antueno impulsó un proyecto de Ley de Desarrollo Urbano de dicho poblado.

Hoy, una política pesquera fueguina implica, en primer término, otorgar las condiciones de mejora que permitan avances sustanciales a los habitantes de Almanza, símbolo de la pesca en la isla. Empero, este primer paso pareciera quedarse en señales y discursos con escaso correlato con la realidad. En tiempos cuando la mandataria Rosana Bertone y su séquito de funcionarios se desviven adjudicando a Fabiana Ríos la intención de dejar un campo minado en las finanzas públicas, es que más debemos recordar que una mina de oro pueden encontrar diversificando la matriz productiva en un sector postergado que es más que nunca una promesa para el progreso y el bienestar de la Provincia.

Te puede interesar