Florecieron los primeros rosales en el Paseo de las Rosas

En septiembre pasado se inició un proceso de puesta en valor de este lugar emblemático que desde hacía muchos años no tenía rosas. El impulso dado por la pionera Susana Umeres fue muy importante. Los jóvenes tomaron la posta y trabajaron en la plantación de los nuevos ejemplares que ya comenzaron a florecer. La comunidad continúa donando rosales para que el lugar siga embelleciéndose.
ampl_plantaron-nuevos-rosales-paseo-las-rosas_27332

Comenzaron a florecer los primeros rosales en el Paseo de las Rosas. El lugar, que desde hacía varios años no hacía honor a su nombre, hoy tiene sus primeras flores.

La pionera Susana Umeres, que ya en los años ochenta había impulsado la creación del paseo tomando la idea de un rosedal que visitó en Nueva Zelanda, se acercó al Concejo Deliberante de Ushuaia en el 2017 para solicitar algún mecanismos que permita la puesta en valor del espacio que en los últimos años perdió su esplendor.

El concejal justicialista Juan Carlos Pino, tomó el pedido de Susana para promover un proyecto que instaure un sistema de padrinazgo voluntario que permita el acondicionamiento y mantenimiento del sector, por parte de personas jurídicas que asuman formalmente el costo de las tareas a realizar.

En una primera etapa llevada a cabo en septiembre del año pasado se plantaron 40 rosales y renovales de lengas y coihues, mientras que en una segunda etapa realizada a fines del 2017 se plantaron 20 plantines más.

Cabe mencionar que el Paseo de las Rosas, ubicado en las inmediaciones de la antigua Casa Beban y del Museo de la Ciudad (antigua Casa Pena), se creó en el año 1986 a través de la ordenanza 187 con el objetivo no sólo de embellecer la ciudad sino también de generar un lugar de esparcimiento y recreación para los niños. En aquel entonces, y en pos de contribuir a embellecer el sector, antiguas pobladoras se comprometieron a donar un rosal por familia.

Actualmente, las vecinas Susana Umeres y Marcela Torres continúan recibiendo donaciones de rosales para seguir fortaleciendo la iniciativa.

Entre los vecinos que donaron rosales están: Andrea Margarita Mancilla, Bernardita Pérez, Cecilia de Molinari, la familia de Chichita Grieco, Gladys Figueroa, Hilda Pérez, Irma Figueroa, Liliana Bisignani, la familia de Luz Marina Lavado, María Inés López de Romano, Marta Machado de Paur, Mirta Parodi, Mónica Urquiza, Pablo Villegas, Rosa y Karina Bello y Silvia Stiefkens.

La vecina Susana Umeres expresó su emoción en torno a la recuperación del Paseo de las Rosas. Recordó que se trataba de “un viejo sueño” que quiso concretar en Ushuaia hace muchos años luego de un viaje que tuvo oportunidad de hacer a Nueva Zelanda. En ese país un espacio similar era mantenido “entre la Alcaldía y el pueblo que donaba los rosales”, rememoró.

“Estoy muy en contacto con mis vecinos y con la gente que viene a visitarnos y se enamora del lugar pero dice que somos muy desordenados y eso me da mucha tristeza”, expresó.
No obstante, celebró que se hayan puesto manos a la obra para poner a punto los canteros y plantar nuevos rosales. “Es muy importante que todos los vecinos donen algo de ellos para contribuir al embellecimiento del lugar porque a partir de eso cuidan y viven el lugar de otra manera”, destacó e invitó a los vecinos a seguir donando rosales para que el proyecto pueda sostenerse en el tiempo y ser disfrutado por toda la comunidad y las generaciones venideras.

“Lo importante es la pertenencia al lugar, el cariño y que cada uno se haga dueño de un pedacito del Paseo de las Rosas”, manifestó.

Por su parte, Marcela Torres hizo hincapié en la necesidad de que iniciativas como esta se repliquen en toda la ciudad y que no se reduzcan sólo a un sector.

Te puede interesar