Macristas, cristinistas, pases de bando y el futuro de la política fueguina

Estamos a menos de un mes de las elecciones del mes de octubre y todo parece confuso o, en definitiva comienza en esta etapa final a definirse la situación política de Tierra del Fuego. Veamos: las PASO confirmaron algunos aspectos. El triunfo de Martín Pérez, sostenido por su importante elección en la ciudad de Río Grande, en contraposición el candidato que sale segundo, Héctor Stefani, que se consolidó en Ushuaia haciendo una elección que podemos calificar de sorpresiva; la candidata oficial, Laura Colazo, mirada con recelo por los restos del peronismo obtuvo un meritorio tercer puesto, pero que no le alcanza para ser ungida diputada. Recordemos que sólo se eligen dos representantes. He aquí una sorpresa: Federico Sciurano fue derrotado poniendo en duda su futuro político en virtud de lo escaso de los votos obtenidos, luego de ser ocho años Intendente y en definitiva un candidato a gobernador que no estuvo lejos de quien ganó, Rosana Bertone.
404755

En octubre, como en el Truco, se “juega el bueno”. Si hacemos una suma sencilla y en cierta forma en consonancia con lo que pasa a nivel nacional, el partido es entre el gobierno, es decir, Mauricio Macri, y la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que sería apoyada por el candidato Martin Pérez. Los votos anti cristinistas parecerían sumarse, en este sentido, por lo que la diferencia que surge evidente.

Digamos que los últimos días se han producido algunas novedades. Sciurano bajó su candidatura, a partir según algunos de un acuerdo con la coalición Cambiemos, con la intención de conservar el poco caudal político que puede tener para otra oportunidad en lo que era otra derrota casi segura con la consabida pérdida de votos que lo colocaría en la puerta del fin de su carrera política. Estos votos, a priori, serían para Stefani en gran medida o para Colazo. Los demás candidatos elegirían hacer votaciones testimoniales.

Las pocas encuestas serias señalan esta situación: Stefani creciendo, Martin Pérez estancado y Colazo a la expectativa. Esta situación provoca gran enojo en los mentores de Pérez, los intendentes Gustavo Melella en Río Grande y Walter Vuoto en Ushuaia, quienes ven cómo se les escurre de las manos la posibilidad de un triunfo de Perez que fortificaría sus posiciones políticas de hoy y a futuro, ya que en 2019 se juegan muchas cosas.
Para colmo de males de los intendentes y sus adeptos, empezaron los “pases de bando”: varios sindicatos que no quieren quedar entrampados en esta dialéctica que no conducen a nada empezaron a tomar posiciones a favor del gobierno provincial, anticipándose a lo que viene y poniéndose en una situación mas efectiva para las elecciones del 2019.

Particularmente, en los últimos días, el Secretario General del CECU de Ushuaia, poderoso gremio de los empleados de Comercio, Pablo García, terminó luego de varias conversaciones asegurando comprometer su apoyo presente y futuro a la gobernadora Bertone, tras lo cual enterado del tema el intendente Vuoto, que tenía un arreglo desde principios de la gestión con Garcia -a pesar que él mismo había apoyado a Sciurano- explotó de rabia, en virtud de que varios funcionarios ligados al CECU ocupan lugares de privilegio en la Municipalidad, por lo que se estudia la posibilidad en el seno del gabinete municipal de reemplazarlos a la brevedad.

Para deleite económico de algunos, la guerra psicológica ha tomado virulencia en el marco de difundir lo que le es más propicio a cada uno, tratando de que se vea el árbol, pero no “el bosque”.

Te puede interesar