Sería inminente la renuncia del Ministro de Educación, Diego Romero.

Su reemplazo sería la subsecretaria de Planeamiento Educativo, Informática y Evaluación, Claudia Castiglioni. Si bien la salida de Romero habría sido aceptada el 27 de abril luego de los incidentes que protagonizara con manifestantes del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación Fueguina (SUTEF); estarían negociando una transición entre las autoridades, facilitada por la amistad entre los funcionarios y con la gobernadora, Rosana Bertone.
1461024797-600romero_diego_thumb_550

De esta manera, es comprensible la relevancia otorgada a Castiglioni, quien se presentó en una Escuela de Ushuaia para proceder al desalojo de maestros que se encontraban cocinando empanadas para conmemorar el Día del Trabajador; o la autorización para entregar a dedo cargos docentes que deberían pasar por las instancias de ingreso, permanencia y ascensos, establecidas en la Ley 631 del Régimen Laboral Docente; 761 de Régimen de Acumulación de Cargos y Horas Cátedra; y la propia Ley de Educación Provincial.

Es tal el desorden administrativo a que está sometido el régimen de ingreso que la propia Junta de Clasificación y Disciplina de Nivel Inicial y Primario que aclaran que se “deslinda de toda responsabilidad ante cualquier hecho que pudiera ocurrir (con él) Decreto 658/16, vulnerando la ley vigente que establece las normas para el ingreso y toma de cargos en un marco de seguridad e idoneidad en la Provincia”. Aclaran, finalmente, que “dicho Decreto desconoce al personal de carrera (…) que debe llevar a cabo la entrega de cargos docentes de acuerdo al listado de merituación emitido por esta Junta”. El comunicado, como si fuese poco, cuenta con la firma y evidente respaldo del representante del Ministerio de Educación.

Te puede interesar